La peligrosidad de las bombillas fluorescentes compactas (CFL)

691 244 521
La peligrosidad de las bombillas fluorescentes compactas (CFL)

Se constata cada vez más que la iluminación LED en Gijón es la más conveniente no sólo por su durabilidad y su ahorro energético, sino también por su seguridad frente a las bombillas fluorescentes compactas (CFL) que son muy peligrosas si se rompen porque contienen mercurio. Éstas fueron las principales sustitutas de las ya desaparecidas bombillas incandescentes que dejaron de fabricarse en septiembre de 2012, debido a que sobrepasaban los niveles de máximo consumo de energía establecidos por la normativa de la Unión Europea. Las CFL gastaban 5 veces menos electricidad que sus antecesoras y duraban cinco veces más. 

Pero en Instalaciones Eléctricas J & J sabemos que las ventajas que puedan tener las CFL quedan eclipsadas por su alto nivel de peligrosidad si se rompen accidentalmente, ya que el mercurio que contienen es altamente tóxico si se inhala, hasta tal punto que si se rompen es necesario llevar a cabo un minucioso protocolo de limpieza.

La cantidad de mercurio máximo que pueden contener, según la normativa, es de hasta 3,5 miligramos y aunque no es tóxico se se ingiere, sí es altamente venenoso si se inhala en forma de vapor y además nuestro cuerpo no es capaz de expulsarlo, por lo que permanece en él para toda la vida. Durante su funcionamiento no son peligrosas pero si se rompen, hay que proceder a abrir las ventanas rápidamente y abandonar la habitación durante al menos 15 minutos, para recoger los restos hay que ponerse guantes y mascarilla de protección respiratoria y no utilizar aspiradora ni escoba, introducir los restos en una bolsa, sellarla y llevarla a un punto limpio. 

Por eso siempre recomendamos a nuestros clientes que si tienen que renovar sus bombillas, opten por la iluminación LED en Gijón.

haz clic para copiar mailmail copiado